¡Bienvenids!

Espero, desde aquí, compartir con vosotrs las múltiples cosas que en mi camino por la vida voy encontrando, con el deseo de que os sean gratas y provechosas.
Gracias por venir.

©Todos los derechos reservados.


viernes, 26 de mayo de 2017

PROGRESO, pintor

El nombre le va que ni pintado y nunca mejor dicho porque Progreso no ha dejado de 

pintar en su vida y, lo que es más difícil y a lo que muchos no llegan, de progresar.

Su actual exposición, ahora abierta (*), presenta, de su colección “Paseando por la 

ciudad”, unos cuadros sorprendentes, tiernos, divertidos, vitales, en los que vierte su 

inteligencia y su sentido lúdico de la vida. Vale la pena disfrutarla.

Progreso es un buen amigo de largo tiempo. Trabajador fiel a sí mismo, buscador de 

nuevos procesos  plásticos, hace muchos años que sus cuadros cuelgan del “Museo de 

Vilafamés”  para cuyo catálogo me pidió un poema que le hice con afecto pero que ahora 

mismo no tengo localizado en casa y no puedo trascribir aquí. 

La  población de Vilafamés  ha puesto su nombre a una de sus calles.





Una de sus obras en "Paseando por la ciudad"


Enlaces:




(*) Continúa la exposición de Progreso Domínguez González "Paseando por la ciudad-Graffitis" en la Facultad de Ciencias Sociales ( Avgda. dels tarongers ) de Valencia. Hasta el 31 de mayo.


domingo, 21 de mayo de 2017

Homenaje a Joaquín Collado (fotógrafo) en el Photon Festival 2017



En cierta ocasión tuve el placer, junto con otros compañeros, de hacer un recorrido guiada por el reconocido fotógrafo valenciano Joaquín Collado. Durante el mismo nos llevó por  zonas de la ciudad en las que había disfrutado haciendo sus fotos mientras nos contaba anécdotas de las mismas y de cómo creaba relaciones cordiales con los retratados. 

En ésta tuvo la amabilidad de posar para mi cámara


Como cada año, PhotOn Festival rinde de nuevo homenaje a los fotoperiodistas o fotodocumentalistas históricos valencianos. En 2017, PhotOn Festival muestra el trabajo de Joaquín Collado, extrabajador de banca y genial fotógrafo que utilizaba su tiempo libre para inmortalizar la vida de la Valencia antigua. Siempre pegada a la calle y buscando el instante decisivo, la mirada de Collado recuerda a la de los grandes fotógrafos del siglo XX como Robert Capa, Cartier Bresson o Robert Doisneau. La exposición se lleva a cabo gracias a la colaboración del Círculo Collado y de la Agrupación Fotográfica Valenciana (Agfoval) de la que Joaquín Collado fue presidente durante 16 años.


En esta ocasión se ha dispuesto un circuito expositivo urbano para mostrar parte de su obra, aprovechando las marquesinas de los autobuses EMT de la ciudad y haciendo así partícipe a la gente de la obra de su tan insigne conciudadano.


Una de las marquesinas


martes, 14 de marzo de 2017

DÍA MUNDIAL DEL NÚMERO PÍ 2017





LA VIDA DE PÍ

Cuando nací, todo pareció normal. Estaba ahí como tantos otros esperando el momento de que alguien me trajera a la vida.  Mi padre fueron los números y mi madre las matemáticas.

Hacía sol, un sol tremendo que llenaba el horizonte de figuras extrañas debidas a la reverberación de la luz sobre el fondo azul del horizonte. La ciudad estaba en calma y cuando sucedió, nadie se percató del inmenso terremoto mental que estaba aconteciendo. La gente, agitada por el calor, se afanaba en buscar las sombras de los árboles o el frescor de los patios de sus casas. Ni los pájaros se atrevían a cantar a esas horas de extremado calor. Pero, como suele suceder, había uno en esa comunidad cuyo cerebro ardía con otras cosas. No es que el calor no le afectara pero él era arrastrado por ese otro fuego que surge del interior de los empeñados en explorar la realidad de las cosas. De pequeño había sido como todos, lleno de preguntas para conocer el mundo pero el no obtener respuesta  en muchos casos, en lugar de dejarlo despagado le estimulaba, como si le atizaran con un látigo, y ello le hacía salir con todos los conocimientos que hasta entonces tenía y un entusiasmo de aventurero irredento, a buscar la respuesta  por cualquier camino y a cualquier precio.

No ha quedado constancia de su nombre pero sí del tremendo hallazgo que su implacable curiosidad le llevo a traerme al mundo. Fue un tal A'h-mosè, en Egipto y allá por el  siglo XVI antes de nuestra era, el que trascribe en un papiro lo que 300 años antes  nuestro  desconocido curioso había dejado escrito entre una serie de problemas matemáticos y allí estaba yo, sin el nombre por el que me conocéis ahora “ Pí” y con una cifra aproximada que, con el paso de los años no ha dejado de crecer. Dicen que soy irracional y quizá infinito y el caso es que son muchos los seres humanos que quedan prendados de mí y hasta han hecho una celebración en mi nombre: “El día mundial del número Pí”.  Eso me hace feliz y espero seguir, por mucho tiempo, dándoles que pensar. 
(Pequeño relato improvisado para la celebración)

Marlén


Y como curiosidad para aquellos que entren en el blog y no esté familiarizados con esta celebración,  enlazo a una curiosa anécdota en la que una decisión política estuvo a punto rectificar a las matemáticas muy bien relatada por    
Enrique Alexandre @e_alexandre en Twitter

martes, 18 de octubre de 2016

Pintura, dibujo, imágenes, imaginación, personas

          El otro día estuve haciendo un recorrido por las exposiciones que había en el MUVIM: "Pinazo y la juventud artística 1912-27" y "Los Lambert". Siempre que veo exposiciones de pintura, (no siempre), me quedo fascinada por el poder de conmovernos  que tienen unas manchas de color o unos trazos de grafito. Me dan unas ganas tremendas de llegar a casa y ponerme a ello, aunque casi nunca lo hago.
          Pero ésta vez, además, me vino a la mente la calidad de las pinturas de un viejo amigo que ya no está con nosotros y que dedicó su vida a otro encomiable oficio, la medicina. En casa tengo una marina suya que me regaló, "Deconstrucción del Portet", un pequeño óleo que aprecio sobremanera. En el recuerdo tengo un montón de pequeños cuadros que pintó en uno de sus viajes a Cuba y cuya visión me emocionó y que, como consecuencia, nunca he olvidado. Con seguridad hay muchos otros cuadros pintados por él que desconozco. Me refiero a Emilio Bogani Miquel, médico psiquiátra volcado totalmente en la cuestión de las toxicomanías y a cuyo trabajo y dedicación muchos deben sus conocimientos y otros, la vida. 
          Creo que merecería una exposición  pública de sus obras y un reconocimiento a sus cualidades plásticas.  Me encantaría que esto sucediera.